Cuente el número de niños en el grupo. Después cuente el número de personal que los están cuidando. Obviamente, entre menos niños haya por cada adulto, más atención recibirá a su hijo. Un número pequeño de niños por adulto es más importante para los bebés y niños pequeños.