El conocimiento y la experiencia de los adultos que cuidan a su hijo son muy importantes. Averigüe acerca de la capacitación especial que cada uno de ellos tiene. Pregunte sobre el historial y la experiencia de todo el personal: niñeros, maestros y director del programa. Haga las mismas preguntas sobre cualquier otro adulto que tendrá contacto con su hijo en el hogar o guardería. Niñeros/maestros de alta calidad estarán contentos que usted haga estas preguntas.